Los Derechos Ambientales se han convertido en un gran desafío para las ciudades y territorios en todo el mundo, pues la promoción, garantía y defensa de éstos conlleva la conservación y sostenibilidad de los espacios que habitamos.

La cooperación entre naciones, comunidades, grupos y colectivos para afrontar soluciones que logren asegurar la disposición, accesibilidad y asequibilidad de estos derechos a nivel personal y social es sin duda uno de los mayores objetivos en todas las regiones.

El llamado a abrir nuestras miradas para desarrollar oportunidades mediante las cuales se contribuya a la preservación del medio ambiente, y por ende, de las personas y sociedades que configuran los ecosistemas es un reto importante. Los Derechos Ambientales, nos invitan a soñar las ciudades de otras formas posibles, desde la recuperación de ríos, lagos, áreas verdes. Pero no sólo eso, también desde la re-generación de los espacios a partir del compromiso, corresponsabilidad, sensibilidad y conciencia de cada una de las personas que vivimos en éstos, pues de alguna forma son nuestras casas, nuestros territorios.