Ciudades y territorios inclusivos

Desde un punto de vista económico, podemos definir el concepto de desigualdad como la diferencia en la disponibilidad de recursos entre individuos o grupos; es decir, la disparidad fundamental que permite a una persona ciertas opciones materiales y se las niega a otra. Las desigualdades económicas están en el origen de muchas de las violencias estructurales, culturales y directas. El racismo, la xenofobia, la aporofobia, la corrupción, incluso los conflictos armados, son debidos, en muchos casos, a las desigualdades económicas. El objetivo de la sesión es dialogar sobre la responsabilidad de las ciudades y territorios de paz para garantizar que sus habitantes gocen de igualdad de derechos y oportunidades en el acceso a los bienes públicos y a los servicios de calidad en el ámbito de la salud, la educación, la justicia y los servicios sociales, estableciendo los marcos adecuados para superar la desigualdad y la discriminación. Asimismo, generar espacios al servicio de las necesidades de la comunidad, favoreciendo las relaciones sociales, el diálogo, lo colectivo y el bien común, que constituyen una arquitectura para la paz.